Presentación de Proyectos Colectivos: Arkhé/Hambre


PRESENTACIÓN DE LIBRO


Presentación Memoria BIM 2014

La BIM es un lugar de encuentro entre creadores, investigadores, estudiantes, productores culturales y el público amante de las artes audiovisuales en sus expresiones más diversas. En este singular clima social, se gesta una rica trama de diálogos, opiniones, testimonios, confesiones, acuerdos y disidencias que constituyen un cuerpo de pensamiento que trasciende la enumeración de actividades y personajes que puede abarcar un catálogo. La memoria surge como un intento de rescatar algo de ese ánimo especial que se vive durante los días en los que se desarrolla la BIM.

Arkhé es un colectivo de investigación y producción en artes audiovisuales integrado por Ivana Castagnetti, Gonzalo Egurza, Fabiana Gallegos y Ariel Nahón. Se formó en 2012 con el objetivo de construir espacios de reflexión en torno a producciones emergentes, desplazadas de los circuitos convencionales, así como elaborar estrategias de pensamiento sobre la tradición del cine y video experimental, focalizando su estudio en las producciones de artistas argentinos y latinoamericanos. Desde 2013 está a cargo de la programación del ciclo Invertir el ojo, y del taller Más allá del cine, en el Club Cultural Matienzo. Sus integrantes son egresados de la Universidad del Cine, docentes, realizadores y gestores culturales.


La radicalidad de la imagen. Des-bordando latitudes latinoamericanas. Sobre algunos modos del cine experimental

Los escritos que aquí reunimos se proponen hacer resonar y continuar por otros medios el desbordamiento afirmativo que la radicalidad de la imagen, como fórmula constituyente de un cine singular, compone, no solo, pero sobre todo, en las latitudes amerindias. Así, des-bordando latitudes latinoamericanas es el frágil modo en el que realizamos este ejercicio editorial, donde insistimos en lo singular sin reponer lo identitario. Cuando la fuerza de lo audiovisual se desborda, transformándose siempre en resto de resto, solo nos queda inventar modos tangenciales, sinuosos y delicados de bordear la materia-cine, siempre evanescente. Esta materia, como la fuerza del río, abre nuevos caudales, donde quien está abierto a delirar puede hacer de la percepción una pororoca. Es decir, un encuentro entre aguas, un encuentro de fuerzas. Pororoca, de la lengua tupí-guaraní –pororó-ká– quiere decir “gran estruendo”, lo que escuchamos cuando por decenas de kilómetros el río Amazonas se encuentra con el océano Atlántico. El centelleo de esos pequeños grandes estruendos es lo que deseamos reunir en esta primera publicación deHambre. Siempre hablamos de un cine menor. Solo siendo menor y defendiendo un estado perpetuo de infancia inherente a la materia-cine es que se puede entrar en movimientos de radicalización y experimentación.

Hambre es un observatorio y laboratorio, dedicado a la investigación, diálogo y producción de pensamiento crítico y sensible por contagio y puesta en relación con los cine(s) experimentales. Hacemos hincapié, con fuerte énfasis, en las expresiones latinoamericanas. Sin jerarquías y en estado abierto, desconociendo completud alguna, el cine que nos convoca, se dice fértil a la vez que precario, como lo son los cangrejos que habitan el manglar. Sentimos que nuestra originalidad es nuestro hambre. Un hambre que desestabiliza las estructuras y formas, mina los lugares comunes y destierra los puntos de vista unívocos, porque su manifestación es la violencia. Un hambre, fuerza incontenible y violenta, que se marginaliza de las normas de la industria, porque lucha contra los condicionamientos y las mentiras del mercado y contra la explotación del “exotismo” en geografías supuestamente “subdesarrolladas”. Este cine, como condición irrefutable, le otorga un lugar ético y político a aquello a lo que se enfrenta. Un hambre que se experimenta, que se dice cine experimental.

Ver la programación completa