La permanente inminencia de lo fatal

Orit Ben-Shitrit

15’ 24’’ en loop | HD | Color | Estéreo

2010

Videoinstalación|2 canales

Estados Unidos

LOS HOMBRES MUEREN Y NO SON FELICES

Las tres partes de LOS HOMBRES MUEREN Y NO SON FELICES se centran en tres aspectos del Estado: La ley, El líder y El pueblo. Cada una de las tres escenas trata sobre patología subconsciente, retórica política/religiosa y un escenario abstracto de vida y muerte, respectivamente. Cada escena termina con una Danza de la Violencia: un actor lucha contra una fuerza invisible en una habitación roja. El narrador silencioso, también un bailarín, traslada la acción de la danza a la siguiente escena.

La primera escena, La ley, muestra a diez personas de pie, en fila, en el marco de un día de juicio. Cada una de ellas tiene un comportamiento exageradamente nervioso, lo que indica una patología personal subconsciente. El representante de la ley –una mujer guardia– está junto a la puerta. Su presencia es enérgica pero tranquila; salvo por una dramática mirada al pueblo que se agita, murmura y emite sonidos como una máquina.

La segunda escena presenta a un líder político/religioso que pronuncia un discurso persuasivo que despliega diversas técnicas de manipulación. Su retórica está expresada en urdek, el idioma de la desesperanza, una lengua que compuse a partir de frases del alemán y el dialecto bereber del árabe marroquí.

La tercera escena muestra al pueblo en un marco abstracto de muerte y renacimiento. El mayor de los diez personajes nace y la primera realidad a la que se enfrenta es la de parejas atadas juntas, que forcejean para moverse.

El título de la obra está tomado de la pieza teatral Calígula, escrita por Albert Camus en 1939. Como consecuencia de la muerte de su hermana y amante, Calígula emprende un viaje en busca de lo imposible. Vuelve desilusionado y enfurecido; su descubrimiento lo vació del deseo de existir. Desencadena la destrucción de lo que lo rodea, como una forma de asegurar la propia.

Al hacer esta obra, tuve en cuenta la intensidad creada en Los hermanos Karamazov, de Dostoievski. Esa intensidad es resultados de los tratamientos formales: los protagonistas habitan sistemáticamente espacios restringidos, y el tiempo también es restringido por la condensación del libro.

Ver el programa