Marco Pando

cuenta, en un lenguaje poético, historias que siguen límites geográficos e históricos. Viviendo entre Europa (trazando un estrecho vínculo con Holanda, donde ha producido gran parte de su obra) y América del Sur, se ha adaptado a las diferencias culturales, y por ello puede sentirse como un puente entre la cultura europea y sus propios orígenes. Pando se considera como un explorador que descubre sus propias periferias en Europa. Recoge, de uno a otro lado, información sobre identidades culturales, y muestra sus paralelos en diferentes contextos.

Proyecciones

Exposiciones