Antes y después de Le Paradis



Presentación del autorretrato personal de la autora, Le Paradis (que da título a la sesión, y está construido a partir de dos películas, de Marguerite Duras y Straub-Huillet, respectivamente), junto con tres trabajos que unen cuestiones políticas con la propia vida de la cineasta, y tienen en común uno de los rasgos definitorios del trabajo de María Ruido: la utilización del archivo (familiar e institucional) para construir contranarrativas históricas que reivindican una historia (en minúscula) frente a los relatos maestros y totalizadores; las pequeñas historias de cada uno/a, verdaderos sujetos de la historia, como las historias importantes frente aquella escrita en los libros y en las piedras. La sesión se compone del autorretrato Le Paradis (2010) y La memoria interior (2002), el primer ensayo visual de la cineasta, que cuenta el proceso migratorio de sus padres a la Alemania de finales de los 60; Lo que no puede ser visto debe ser mostrado (2010), que habla de la censura cinematográfica y mediática en España para apuntalar el relato maestro de la Transición; Zona franca (2009), trabajo que trata los cambios del capitalismo industrial al capitalismo informacional a través del ejemplo de las zonas francas o zonas libres de impuestos, y, más en concreto, de la zona franca de Barcelona, junto con el deterioro de las condiciones de los y las trabajadoras en las últimas décadas dentro del Estado español (y, por extensión, en la nueva división global del trabajo).

4’ | HDV | ByN | Estéreo

2010

Formato de proyección: Video digital en definición estándar

España

El paraíso

A través de la apropiación y el desmontaje de fragmentos de las películas Nathalie Granger (1972), de Marguerite Duras, y En rachâchant (1982), dirigida por Danièle Huillet y Jean-Marie Straub, con guión de la propia Duras, la autora traza un frágil autorretrato del supuesto paraíso de la infancia, lleno de conflictos y contradicciones, donde empieza a asomar ya el rechazo ante la violencia estructural de la familia y sus roles, así como ante las jerarquías impuestas del conocimiento tradicional.

33’ | Digital8 | Color - ByN | Estéreo

2002

Formato de proyección: Video digital en definición estándar

España

La memoria interior

La memoria interior es un ejercicio de reflexión, a través de un relato en primera persona, sobre la “olvidada” emigración gallega a Europa durante los años 60-70 y sus consecuencias, así como sobre las formas de construcción de la memoria y sobre los mecanismos de producción de la historia. A través de una narración subjetiva, este video subraya la posibilidad de una historia plural generada por las experiencias personales, frente a la idea de Historia y de memoria oficial, restringida a lo institucional y articulada en torno a la desactivación de los sujetos políticos.

11’ 12’’ | HDV | Color - ByN | Estéreo

2010

Formato de proyección: Video digital en definición estándar

España

Lo que no puede ser visto debe ser mostrado

Lo que no puede ser visto debe ser mostrado es un ensayo visual sobre la memoria de la Transición, construido a partir de algunas producciones del cine militante que contradicen las imágenes oficiales que han elaborado nuestra memoria del final del franquismo y del inicio de la democracia. “Desde el deber de la memoria”, en palabras de Primo Levi, María Ruido aborda la construcción de la memoria histórica del Estado español, pero su aproximación no se basa en los testimonios registrados, sino en la constatación de la falta de imágenes sobre determinados acontecimientos o problemáticas. El cine militante con el que se construye este ensayo fílmico muestra aquello que ha quedado fuera de la representación oficial, de la memoria consensuada de la Transición española.

20’ | HDV | Color - ByN

2009

Formato de proyección: Video digital en definición estándar

España

Zona franca

La Zona Franca, símbolo de la antigua zona comercial de la industria tradicional, y el llamado Distrito 22@, el nuevo espacio del capitalismo logístico y tecnológico, son los dos polos opuestos de la Barcelona turístico-comercial del nuevo milenio y, sobre todo, un gran negocio inmobiliario amparado bajo el paraguas de la renovación posindustrial de la capital catalana. Estas dos formas del capital se fusionan en los nuevos usos de las antiguas zonas portuarias, dedicadas ahora a la atención telefónica y al servicio al cliente de grandes empresas: dispongámonos a salir del muelle de carga y a entrar en el call center para continuar trabajando para el gran negocio de la gentrificación, para la “marca Barcelona”.

Ver la programación completa